11 C
San Fernando del Valle de Catamarca
InicioDeportesPaula, una prohibición del Paleozoico y un futuro posible: ¿cuánto falta para...

Paula, una prohibición del Paleozoico y un futuro posible: ¿cuánto falta para que el fútbol profesional sea mixto?

El fútbol lo inventaron los ingleses, dicen. Pero ya existía de mucho tiempo antes, rudimentario, embrionario. ¿Fueron los chinos? ¿Los mayas? ¿Los aztecas? ¿Fue el calcio florentino? ¿El haspartum? En varias de las civilizaciones más antiguas se encuentran vestigios de protofútbol, de juegos de pelota. El caso de Paula, la niña de 10 años de Cañuelas que fue prohibida, vetada, sacada, expulsada, negada como futbolista remite al Paleozoico. Estamos en 2022, pleno Siglo XXI. ¿Cómo se entiende?

Puede entenderse sin adherir al discurso del “se va a caer, se va a caer, el patriarcado se va a caer” No es necesario ser tan correcto políticamente. Se trata de no ver hacia adelante. ¿Cuántos años faltan para que el fútbol, tal como lo conocemos hoy, sea mixto en su expresión profesional? Es cuestión de tiempo. La fuerza de la historia es indetenible. Negar la igualdad de géneros, además de anacrónico, es inútil. En algún momento, es inexorable. Entre las Paulas que vendrán habrá alguna como Messi. O Pelé. O Maradona. Tal vez no alcancen a verlo en plenitud las generaciones que hoy están en la plenitud de la vida productiva. Pero hay hijos. Y nietos. Y habrá bisnietos. Y otra sociedad. Y otro mundo, si los misiles no lo destruyen antes.

Ayer nomás el escenario de la mujer no excedía la frontera de la cocina. No votaban. Las casaban de prepo con el candidato elegido. No tenían voz. Casi que no existían. Pero los ríos han pasado bajo los puentes. Y seguirán fluyendo. Se trata de mirar un poco, nada más.

La FIFA, un conjunto de burócratas que se esfuerzan por ser bien pensantes, permite e impulsa la práctica del fútbol mixto hasta los 12 porque a partir de esa edad “aumentan las diferencias biológicas y psicológicas”. La AFA está en consonancia con esa reglamentación y por eso Paula fue excluida y su equipo perdió los puntos.

La expresión popular “cabeza de termo” es universal, parece. Pero hay una salida: que los perfumados dirigentes de la FIFA y sus federaciones afiliadas vean que el fútbol mixto es negocio. O, dicho de otra manera, que se lo demuestren. Entonces empezarán a correr detrás de la pelota chicos y chicas al mismo tiempo, en la misma cancha, en los mismos partidos. Luego inventarán un discurso cargado de falsa progresía para justificarlo, pero la razón serán los patrocinadores y las televisiones que descubrirán el filón. Todo a su tiempo.

El suscripto quizá no llegue a verlo, pero tarde o temprano ocurrirá. Sabe, el firmante, de lo que habla. Ha recorrido la Ciudad de Buenos Aires y el voluminoso conurbano llevando hijos, sobrinos y nietos a participar de torneo de Liga, de AFA, amistosos, de todo tipo y pelaje. Ha visto jugar al fútbol a no menos de cinco niñas. En distintos lugares, de distintas condiciones sociales, de culturas diferentes. Y la rompían, competían de igual, bailaban a los pendejitos y lo más curioso es que esos pendejitos, criados en el machirulismo, tomaban con asombrosa naturalidad la competencia integrada. Esos mismos pibitos van a producir, hoy, mañana o pasado, el cambio radical e indetenible.

Mientras tanto, hay que conformarse con la indignación. Y, resignados, decirle a Paula que por ahora vaya a jugar con las muñecas.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS