12.5 C
San Fernando del Valle de Catamarca
InicioPolíticaCristina Kirchner acusó a Carlos Stornelli de "extorsionador, espía y coimero" pero...

Cristina Kirchner acusó a Carlos Stornelli de “extorsionador, espía y coimero” pero la Justicia terminó sobreseyéndolo

En 2019 la vicepresidenta incriminó al fiscal en el Senado. Este viernes, la Cámara Federal terminó de rechazar esas falsas acusaciones.

A principios de 2019, la entonces vicepresidenta Cristina Kirchner acusó en el Senado al fiscal Carlos Stornelli de “extorsionador, espía y coimero” en el marco del Operativo Puf contra la causa de los Cuadernos de las Coimas. Incluso, Cristina volvió a atacarlo durante su defensa en la causa Vialidad.

Luego de esa grandilocuente “denuncia”, En una maniobra de Forum Shopping (elegir el juez amigo), los operadores judiciales de Cristina llevaron la causa contra el falso abogado Marcelo D’Alessio ante el juez K de Dolores, Alejo Ramos Padilla. Y este denunció ante la comisión de Libertad de Expresión de la Cámara de Diputados, cobijado por el diputado ultra K, Leopoldo Moreau, que había descubierto la causa de espionaje ilegal “más grande” de la democracia y que comprometió las relaciones con Estados Unidos, Israel, Venezuela y Uruguay.

Pero a poco de arrancar la causa en Dolores se comprobó que era totalmente falso que Stornelli hubiera pedido una coima el empresario Pedro Etchebest y que haya participado de un intento de extorsión en su contra.

Ahora la Justicia comprobó que no es un espía y que tampoco violó sus deberes como fiscal.

Es así porque la Cámara Federal porteña revocó este viernes el procesamiento del Stornelli en otro caso armado en el contexto del Operativo Puf contra la causa de los Cuadernos.

Se trata del caso conocido como Gas Natural Licuado (GNL) denunciado por el ex secretario del ministro de Planificación Julio De Vido, Roberto Baratta, según el cual a través del falso abogado Marcelo D’Alessio se había cometido espionaje ilegal y maniobras para perjudicarlo en la causa por la importación irregular de ese fluído durante las presidencias de Cristina Kirchner.

El ex juez de Dolores y actual de La Plata Ramos Padilla había armado un caso con una declaración testimonial que Stornelli le tomó al falso abogado, en noviembre de 2018, en su carácter de ex coordinador de la dirección de Finanzas de la empresa estatal ENARSA, encargada de la importación de buques con GNL. Luego Ramos Padilla había procesado a Stornelli.

Sin embargo, la sala I de ese tribunal porteño, integrado por los jueces Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Mariano Llorens primero revocó el procesamiento de D’Alessio por supuesto espionaje ilegal, le dio una falta de mérito y luego ordenó al juez federal Julián Ercolini -quien hoy tiene el caso- que averigüe cómo obtuvo la documentación que aportó a Stornelli sobre el GNL.

D’Alessio le fue presentado a Stornelli por el periodista Daniel Santoro quien había entrevistado al primero, en su carácter de ex funcionario de ENARSA, para su libro “El Mecanismo” sobre los casos de corrupción en obras energéticas durante la época K.

La cámara resaltó que Santoro quedó al margen de todo reproche incriminatorio en virtud del secreto de las fuentes de información periodística previsto en el artículo 43 de la Constitución Nacional”, como ya había decidido en el 2020 la Cámara Federal de Mar del Plata por su desempeño como periodista investigador de casos de corrupción.

Ramos Padilla, los operadores judiciales de Cristina y medios K habían afirmado falsamente que D’Alessio “se había infiltrado en Enarsa como espía”, cuando en realidad, se habría desempeñado como asesor del director de Finanzas y actual miembro de la Suprema Corte de Formosa, Ricardo Cabrera entre junio de 2010 y junio de 2011.

Primero, la Cámara Federal destacó que la declaración testimonial de D’Alessio “no había tuvo efecto procesal alguno” en la causa en que De Vido y Baratta, entre otros, están procesados por irregularidades en la importación de esos buques.

Antes el Fiscal de la Cámara Federal de Mar del Plata, Juan Manuel Pettigiani, había instado el sobreseimiento porque Ramos Padilla hizo “una errónea aplicación de la ley y una arbitraria valoración de la prueba”.

El tribunal porteño recordó que ya la Cámara de Mar del Plata, mientras tuvo la causa D’Alessio en sus manos, había dicho que “ no se le podía atribuir a Stornelli la comisión de las figuras previstas por la ley de inteligencia (arts. 43 ter, 11 y 4 de la ley 25.520), dado que el nombrado por su calidad funcional de fiscal de la nación -y al no pertenecer a ningún organismo de inteligencia oficial”.

Baratta, procesado en la causa por la importación de GNL, acusaba a Stornelli de haberle tomado “declaración testimonial a D’Alessio en dos oportunidades, no teniendo a su cargo la instrucción delegada por el juez Claudio Bonadio y la demora en haber sido elevadas dichas constancias a consideración del juez actuante”.

Pero la Cámara Federal porteña sostuvo que “no se observa irregularidad alguna en la noticia que el fiscal pudo tener para motivar su actuación funcional de recibir la declaración testimonial en cuestión”.

“Ello, toda vez que independientemente de no tener delegada la instrucción de la causa, los fiscales se encuentran autorizados a requerir informes a organismos nacionales, privados y a particulares, y a citar personas para que presten declaración (ver art. 7 de la ley orgánica del Ministerio Público Fiscal de la Nación -ley 27.148-)”, agregó.

Así Stornelli tiene, como consecuencia del Operativo Puf, solo dos procesamientos vigentes pero de acción privada y nada que ver con espionaje ilegal, sobornos, extorsión o incumplimiento de los deberes de funcionario público.

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS