11.5 C
San Fernando del Valle de Catamarca
InicioSociedadCon Elton John sentado al piano: a 25 años del multitudinario funeral...

Con Elton John sentado al piano: a 25 años del multitudinario funeral para despedir a Lady Di

Tuvo el despliegue de un funeral de Estado, aunque al que le tuvieron que cambiar el nombre por protocolo porque Dian ya no pertenecía a la Familia Real, Elton John cantó “Candle in the wind” contra el deseo de la Reina.

A 25 años del funeral de Lady Di, miles de personas se juntaron en los alrededores de la Abadía de Westminster donde fue la ceremonia y millones la siguieron por TV. El pico máximo de emotividad fue cuando Elton John le dedicó al piano “Candle in the Wind”, pese a que la Reina no estaba de acuerdo. (Foto: AP)

La muerte de Lady Di dejó en shock a todo el Reino Unido pero también a buena parte del mundo, especialmente por la juventud y el carisma que desprendía la llamada “Princesa del pueblo”. Del mismo modo en que su casamiento en 1981 fue uno de los eventos más vistos en el mundo, el funeral para despedir a Lady Di fue igual de multitudinario.

Y durante la ceremonia fúnebre, que tuvo lugar en la Abadía de Westminster, en Londres, además de la Familia Real, familiares de Diana, amigos y varios invitados especial, destacó la presencia del músico Elton John, íntimo amigo de Diana, quien sentado al piano interpretó la canción “Candle in the Wind”.

Esta canción originalmente es de 1973 y Elton John la compuso en sociedad con el letrista Bernie Taupin (histórico colaborador de la estrella de rock británica) y estaba dedicada a Marilyn Monroe. Pero luego del 31 de agosto de 1997, día en el que muere la Princesa, su familia decide invitar al músico y le pide que le dedique una canción durante el funeral.

En julio de 1997, un mes y medio antes de la muerte de Diana, la Princesa y Elton John estuvieron juntos en el funeral de su amigo en común, Gianni Versace: fue la última vez que se vieron. (Foto: AP)

Fue ahí que el cantante se inclinó por esta vieja melodía, con una adaptación en la letra pensando en Diana e, incluso, en el título, al que le agregó el Goodbye England’s Rose (Adiós Rosa de Inglaterra).

El funeral de Lady Di: la Reina y el Príncipe Carlos no querían a Elton John

Ya hacía un par de años que Diana Spencer se había divorciado del hijo de la Reina Isabel II. Sin embargo, para los ingleses seguía siendo “su Princesa”. Entre los tantos amigos que tenía en el mundo, algunos eran algo “extravagantes” para la formalidad de la corona británica. Y poner a un rockero a cantar en un funeral no parecía la mejor opción. Además, ni siquiera interpretaría una canción religiosa.

Sin embargo, la popularidad de Diana -algo no aceptado por la Familia Real- era tan grande que el reverendo de la Abadía de Westminster intervino personalmente para que Elton John se sentara al piano durante del funeral. De acuerdo a documentos clasificados del gobierno británico conocidos hace poco, el Reverendo Wesly Carr envió una nota al Palacio de Buckingham pidiendo por Elton John.

“Este es un punto crucial en el servicio e instamos a la audacia. Es donde sucede lo inesperado y es algo del mundo moderno que representó la princesa”, escribió Wesley Carr y puntualizó: “Se piensa que la letra de la canción es demasiado sentimental, pero de ningún modo es algo malo considerando el estado emocional nacional. No es necesario que se impriman las letras, solo que se canten”.

Elton John interpretó su famosa canción Candle in the wind en el funeral de Lady Di. El tema, originalmente, había sido dedicado a Marilyn Monroe, pero con la muerte de Diana, le modificó la letra. Nunca más la cantó en vivo.

Unos días después del funeral, Elton John editó como disco sencillo la canción “Candle in the wind”, superando las 30 millones de copias vendidas y donando las ganancias a las organizaciones benéficas a las que Lady Di apoyaba en todo el mundo. Y a pesar de que el músico recibió innumerables pedidos para volver a cantarla, nunca la interpretó en vivo nuevamente con la letra dedicada a Diana.

El funeral de Lady Di: a 25 años de un evento multitudinario

Diana Spencer no era muy querida en la Familia Real, a pesar de ser la madre de los dos hijos de Carlos, William y Harry, herederos del trono de Isabel II. Y ese roce se notó en varios momentos, no sólo en que el Palacio no quería que Lady Di tuviera el honor de un funeral de Estado sino que la Reina demoró varios días en expresarse públicamente ante una tragedia que tenía deprimido a todo el pueblo inglés.

Finalmente, cuatro días después de la muerte de Diana, Isabel II dio un comunicado en el que aclaró: “No es fácil mostrar el sentimiento de pérdida ya que a menudo ese sentimiento habitualmente es seguido por otros sentimientos, como la incredulidad, incomprensión, rabia y preocupación por aquellos que quedan. Todos hemos sentidos esas emociones en los últimos días”.

La muerte de Diana conmocionó al mundo y a la Familia Real, en especial a sus hijos William y Harry que observan el paso del coche fúnebre con los restos de su mamá.

Frente a la masividad del dolor popular, Buckingham decidió darle un funeral de Estado. Aunque para respetar el 100% del protocolo, debieron cambiarle el nombre, ya que el único lazo de Diana con la corona era ser la madre de los nietos de la Reina. Entonces, la definición que uso el portavoz de Buckingham fue “un entierro único para una persona única”.

Lady Di había muerto en un accidente automovilístico (el vehículo en el que viajaba se estrelló al ingresar a toda velocidad al túnel Pont de l’Alma que cruza el río Sena en París) junto a quien era su novio en ese momento, el empresario egipcio Dodi Al-Fayet.

En el choque también murió el conductor del auto, Henri Paul, culpado por haber hecho una mala maniobra que provocó el choque fatal. De todos modos, aún hay dudas sobre las causas del accidente y el padre de Al-Fayet, Mohamed, sostuvo desde entonces que fue un homicidio.

Leé también: Lady Di: su legado en la moda

El cajón con los restos de Lady Di, una vez trasladado desde París a Londres, estuvo en una capilla ardiente en el Palacio de St. James, donde, según confirmó su asesor de vestuario, el argentino Roberto Devorik, no había ningún guardia ni custodio real. Finalmente fue llevado a la Abadía de Westminster, donde se llevó a cabo el funeral.

Su tumba está en la isla de Althorp, donde fue llevada luego de su funeral. O, al menos, eso fue lo que se creyó durante dos décadas, hasta que Devorik lo puso en duda al afirmar que Diana está en la bóveda familiar, junto a su padre, en una iglesia del año 1200 cercana al pequeño pueblo de Great Brington.

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS