13.2 C
San Fernando del Valle de Catamarca
InicioSociedadEl final feliz de la modista que perdió su máquina de coser...

El final feliz de la modista que perdió su máquina de coser por la suba de precios: “Hay un héroe anónimo”

Hace más de un mes, la historia de Rocío Rodríguez se hizo viral y exhibió uno de los grandes inconvenientes con los que se enfrentan los emprendedores y comerciantes en el país. El desenlace de su angustia tuvo un final feliz: “Me levanto a la mañana y no lo puedo creer”.

El desenlace de una historia viral: Rocío Rodríguez pudo volver a trabajar (Video: Bella y Bestia).

Pasaron más de 30 días desde que Rocío Rodríguez decidió volcar su angustia en las redes sociales. Fue precisamente en su cuenta de Facebook en donde decidió relatar lo sucedido tras vender una máquina de coser que utilizaba para trabajar.

Se desprendió de ella por $80 mil, con el foco puesto en otra máquina: una Overlock 4 que había visto a $110 mil y que necesitaba para cumplir con una serie de trabajos encargados. Rocío tenía $20 mil ahorrados y solo necesitaba otros $10 mil para completar la compra. Sin embargo, 48 horas después de vender la suya, la Overlock 4 se comercializaba a $168 mil.

Leé también: Es argentino, inventó “el cosito de la pizza” y asegura que no logró ganar dinero: “Me robaron la idea”

“Me desperté con una emoción enorme porque estoy emprendiendo en un pequeño taller de costuras”, dijo el 13 de julio, en diálogo con TN. “Mi mamá tiene un taller y yo quería empezar a emprender. A ella le dio resultado ese emprendimiento, y con el paso del tiempo se empezó a agrandar. Antes de la pandemia me quedé sin trabajo. Fui moza, trabajé en varios comercios, pero quería independizarme”, detalló aquella vez.

El posteo que hizo Rocío en su perfil de Facebook (Captura: Facebook Rocío Rodríguez).

Con el dinero en la mano, y sin la posibilidad de solicitar un préstamo para alcanzar el sueño de tener una nueva máquina, contó su situación sin pedir nada a cambio. Sin embargo, su angustia resultó conmovedora y se inició una campaña para que sea ayudada.

La mujer sanjuanina (madre de Elías, de tres años) contó el jueves por la noche en Bella y Bestia (TN) que efectivamente logró comprar otra máquina a partir de aquella movida, mediante la cual recibió una serie de donaciones inesperadas.

La máquina que buscó comprar Rodríguez tras vender la suya (Foto: Rocío Rodríguez).

“Muchísimas gente me habló aquel día. Recibí mucha ayuda de gente de afuera. Es importante remarcar que la gente que me ayudó desde el exterior ha vivido en Argentina y se han terminado yendo para apostar en otro lado”, indicó Rocío. Respecto a la Overlock 4, tan deseada y necesaria para su trabajo, reveló que finalmente no pudo adquirirla: “La estuve buscando pero no me apareció, no sé si está fuera del mercado”.

Rocío se había mudado con su hijo a una zona rural, en donde el único empleo que allí se ofrece está relacionado con el campo. “Pensé en mi propio emprendimiento referido a la costura”, decía Rocío, que había comprado su máquina antigua tras ahorrar durante seis meses mientras trabajaba con otra prestada.

Junto a Elías, su hijo, luego de pintar una de las habitaciones de su casa (Foto: Rocío Rodríguez).

“Quiero trabajar para una fábrica, pero no puedo tener una máquina usada o vieja, tiene que ser buena. Préstamos no me da nadie, lógicamente. Solo pido volver a trabajar”, expresaba en aquel entonces.

“La Overlock la necesito para hacer remeras. Ahora me quedé con la plata y con mucha impotencia, porque me quedé sin la máquina que tenía y tampoco puedo comprar la nueva. Lo que publiqué en Facebook lo hice de enojada, no pensé que se iba a volver viral”, agregaba Rodríguez.

La máquina que le regaló un hombre tucumano (Foto: Rocío Rodríguez).

Esta semana, tras recibir cientos de mensajes de apoyo, precisó que pudo volver a trabajar gracias a una donación anónima: “Un hombre de Tucumán. Una persona que no quiere ser nombrada porque dice que los héroes no se nombran. Me regaló una máquina y con esa pude volver a trabajar. No lo podía creer”, narró.

“Mi idea con todo esto es tener una marca propia de ropa de bebés. Logré, con la ayuda de la gente, comprar la máquina que me hacía falta”, sostuvo Rocío, que gracias a la otra máquina donada logró comenzar a cumplir con los trabajos pendientes.

Me levanto a la mañana, abro los ojos y no lo puedo creer. No pensé que tan rápido iba a tener tantas máquinas”, completó.

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS