12.5 C
San Fernando del Valle de Catamarca
InicioSociedadTras la incertidumbre por el paro de remolcadores, la Fragata Libertad llegó...

Tras la incertidumbre por el paro de remolcadores, la Fragata Libertad llegó a Buenos Aires

Luego de 113 días de navegación, los tripulantes del buque escuela regresaron al país y se reencontraron con sus familiares. La llegada estaba prevista para este sábado a las 9 pero la medida de fuerza la demoró 10 horas.

Los tripulantes de la Fragata Libertad se encontraron con sus familiares y amigos. (Foto: Captura TN)

Tras la incertidumbre generada por un paro de remolcadores, la Fragata Libertad finalmente llegó al Puerto de Buenos Aires. Los 356 tripulantes que estuvieron en altamar durante cinco meses y entraron en 11 puertos de América y Europa, se reencontraron con sus familias.

TN vivió el esperado momento de reencuentro desde arriba del buque insignia mientras entraba a Puerto Madero. Los familiares y amigos de los oficiales, guardiamarinas y suboficiales esperaban en tierra firme con carteles y pancartas para fundirse en un abrazo con ellos.

Leé también: El gremio de los remolcadores levantó el paro solo para que la Fragata Libertad pueda llegar al puerto

Los tripulantes, formados perfectamente en fila con sus uniformes, se mantenían firmes, mientras el buque se aproximaba a tierra firme, pero una vez que vieron de cerca a sus seres queridos comenzaron a moverse con ansias de bajarse.

Como fue la llegada de la Fragata Libertad

Durante la entrada y el proceso de amarre de la Fragata Libertad, sonaba la banda oficial, mientras otros barcos, como el Irízar, saludaban al buque insignia, algo que se hace protocolarmente. También se escuchaba a los familiares y amigos de los tripulantes vitorear y aplaudir.

Una vez que tocaron tierra, hubo cientos de abrazos de reencuentro. Uno de ellos fue el del cabo Polo, cuya señora tuvo familia mientras él estaba navegando y recién este sábado pudo conocer a su bebé.

También se pudo ver una pareja que se besaba y se abrazaba tras largos meses de distancia. Otra escena mostraba a una madre que recibía a su hijo, y más allá a un tripulante que sostenía a su hija en brazos, a la cual no veía tampoco en mucho tiempo. Una de las tripulantes contó que al tener WhatsApp a bordo la distancia se hacía un poco más fácil pero que igual era duro no verse.

Muchos no podían contener las lágrimas de la emoción, pero eran de felicidad, sobre todo tras el nerviosismo vivido los días previos al desembarco, que aumentó la ansiedad por llegar. Una de las familiares contó que se angustiaron mucho cuando se enteraron del paro que podía demorar el reencuentro pero que igual estaban dispuesto a esperarlo.

Los planes post-reencuentro eran diversos: ir a comer afuera, ir a descansar, o simplemente ir a casa. Uno de los tripulantes que se encontró con su esposa dijo que

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS